Translate

miércoles, 31 de enero de 2018

«Pepe "la Pulga"» en los «Cuentos gaditanos» de Ibáñez-Pacheco (II)


Fuente: Omemagazine
Y continúa así:
Así el tal tenía más fama, 
                                                        en aquel tiempo barí (*),
                                                        y más viento y fantesía
                                                        que tuvo el general Prim,
                                                        cuando dicen que ganó
                                                        la bandera marroquí:
                                                        y ninguno por delante
                                                        pudo nunca conseguir
                                                        ponérsele, que la Pulga
                                                        era el hombre de más chic
                                                        para rodar la calesa
                                                        que hubo desde aquí a Madrid.
                                                        Cierto día, que a una urgencia,
                                                        según tengo oído decir,
                                                        en su calesa llevaba
                                                        a un mercader que hubo aquí
                                                        muy rico: el maldito potro,
                                                        que estaba casi cerril,
                                                        se empeñó, el muy testarudo
                                                        en quererlo deslucir:
                                                        y al fin se salió con ella:
                                                        porque venciendo en la lid
                                                        contra la rienda empeñada,
                                                        a pesar del gran tilín
                                                        y ciencia de señó Pepe,
                                                        consiguió a escape salir
                                                        desbocado, por la cuesta
                                                        que coge junto al perfil
                                                        del castillo que le llaman
                                                        la Cortadura, y así
                                                        dando tremebundos botes
                                                        y saltando baches mil,
                                                        corría por el camino
                                                        con furioso frenesí:
                                                        El mercader iba muerto,
                                                        más lívido que el añil,
                                                        y más rojo que un tomate
                                                        la Pulga, de berrenchín
                                                        y los dos con más cerote
                                                        que tiene un perro infeliz
                                                        cuando víctima inocente
                                                        de la sevicia infantil
                                                        lleva colgando del rabo
                                                        algún cacharrillo ruin.
                                                        El mercader fue el primero
                                                        en romper, con voz sutil,
                                                        el pavoroso silencio
                                                        y dicen que dijo así:
                                                        «¿Qué te parece Pulguita?»
                                                        «¿Que, qué me parece a mí?»
                                                        contestó el interpelado
                                                        rascándose la nariz.
                                                        «Poca cosa, señorito:
                                                        que no güerve ozté a meir
                                                        más varas é percalina
                                                        de coco (** ) ni bombasín» (***).

(*) 'Excelente'. (ALACALá-VENCESLADA).
(**) En Andalucía se utiliza como percal (CALLEJA).
(***) 'Tela gruesa de algodón'.

   Así es como el calesero de este cuento de Ibáñez-Pacheco resuelve en este cuento jocoso una situación inicial de miedo mediante una perífrasis eufemística para no nombrar la muerte, término tabú entre los gitanos, y provoca la sonrisa del lector.

lunes, 29 de enero de 2018

«Pepe "la Pulga"» en los «Cuentos gaditanos» de Ibáñez-Pacheco (I)

Se trata del cuento 53, de los Cuentos gaditanos, de que he hablado en otro lugar de este blog. En esta ocasión, está protagonizado por un calesero. Por el elemento narrativo-costumbrista, la mezcla de tipos, las referencias orales, las alusiones políticas y el humor, recuerda a los romances de carnaval.

Cuesta de las Calesas: Fuente Fotos antiguas de Cádiz


PEPE LA PULGA. 

                                           El señó Pepe la Pulga 
                                    mozo, aunque basto, d'esprit, 
                                   era todo un calesero: 
                                   cuando, con aire gentil 
                                   y un medio vaso en el buche 
                                   y en la boca un prajandí (*)
                                   saltaba en el pesebrón 
                                   bien se le podía aplaudir; 
                                   y no había mayoral,
                                   ocupado en el trajín
                                   desde Cádiz a Sevilla 
                                   y desde Sevilla aquí, 
                                   que al señó Pepe la Pulga
                                   le tuviera que advertir, 
                                   en punto a su obligación, 
                                   el más mínimo desliz.
                                   Así el tal tenía más fama, 
                                   en aquel tiempo barí ( **), 
                                   y más viento y fantesía 
                                   que tuvo el general Prim, 
                                   cuando dicen que ganó 
                                   la bandera marroquí: 
                                   y ninguno por delante 
                                   pudo nunca conseguir 
                                   ponérsele, que la Pulga 
                                   era el hombre de más chic 
                                   para rodar la calesa 
                                   que hubo desde aquí a Madrid.


(*) Gitanismo que significa 'cigarro' (REBOLLEDO).
(**) Del caló, excelente.

Continuará en la siguiente entrada.

martes, 2 de enero de 2018

Mary Shelley. «Transformation»

Como señalé en mi entrada anterior, el segundo de los cuentos, «Transformation», fue publicado en The Keepsake en diciembre de 1830 para el almanaque de 1831 «by the Author of Frankestein». Allí mismo también publicó otros dos relatos «A Dirge» (pp. 85) y «The Swiss Peasant, a Tale» (pp. 121-146).
     Pilar Vega ha estudiado la fortuna del relato de Mary Shelley en español, al ser traducido, o mejor dicho compendiado y adaptado al contexto español por un desconocido N. P. que quizás pudo leerla en su idioma original en Londres, para trasladarlo luego bajo el título de «El diablo enano», aunque no sería imposible una traducción procedente de otra lengua (Vega 2014, 143-161), y ver la luz en el periódico La Esperanza en sucesivas entregas desde el 13 de octubre de 1839, bajo el marbete de «Leyenda del siglo XIV».
     El enano protagonista, conocido como Guido el Cortés, después de la transformación sufrida en su carácter, fue en su juventud un hermoso y arrogante joven genovés, víctima de un orgullo que no fue debidamente sofocado por su padre, según confiesa el ya escarmentado protagonista, pero para ello hubo de verse en la miseria, después de haber malgastado su herencia en todo tipo de placeres en París y regresar a Génova a malgastar en orgías su escasa fortuna. Para satisfacer su capricho, decide raptar a su prometida Julieta, a quien su padre no quería entregar, a pesar del compromiso prenupcial, a un orgulloso derrochador. Guido no consigue su objetivo y es desterrado. Desesperado, mientras pasea por la playa aparece un enano deforme con poderes sobrenaturales en quien el protagonista reconoce al diablo.
Juliet. Fuente Wikipedia

     Como ha señalado acertadamente Pilar Vega, la aparición satánica, así como el pacto que Guido firma con el engendro diabólico que aparece en la playa por donde pasea Guido intentando encontrar salida a su fastidio y desajuste vital, tiene mucho que ver con el drama The deformed transformed (1824), de Byron y la novela gótica de Joshua Pickersgill Three brothers (1803), que le había servido de inspiración, y que también fue leída por Mary Shelley, de donde precisamente procede el motivo de la transferencia de la deformidad a otro cuerpo.
     Sin embargo, no son estas las únicas fuentes del relato de Mary Shelley. Como indica Pilar Vega, El purgatorio de San Patricio (1628) y El mágico prodigioso (1637), ambas de Calderón, están presentes tanto en la aparición del monstruo satánico que sale de las aguas y ofrece un pacto al protagonista, para lograr su objeto amoroso, como en la manifestación del poder diabólico. Para alcanzar a comprobar la importancia de estas fuentes, el tema del doble y la lección romántica que se hace de ellas, recomiendo tanto la lectura de las obras de Calderón, como la del trabajo de Pilar Vega, «Románticos ingleses en un cuento de La Esperanza (1839)».

domingo, 5 de noviembre de 2017

Seminario Representaciones e imaginarios nacionales españoles» (1831-1879)


Mañana da comienzo, en la Facultad de Filosofía y Letras, el Seminario Representaciones e imaginarios nacionales españoles» (1831-1879). Se trata de un encuentro de expertos, dentro del Proyecto LEER Y ESCRIBIR LA NACIÓN: MITOS E IMAGINARIOS LITERARIOS DE ESPAÑA (1831‐1879), que nos permitirá despegar en las tareas para el próximo Proyecto I+D, en que pretendemos examinar, de qué manera la literatura, pero también otros relatos contribuyen a difundir una nueva idea de nación, vinculada al Romanticismo y al despegue del moderno estado liberal, que tan bien ha estudiado uno de nuestros invitados, Xavier Andreu.
     Empezaremos a las 17.00 e intervendrá en primer lugar Leonardo Romero Tobar (U. Zaragoza), con su ponencia «La nación en textos románticos».
El martes presentaremos, además, uno de los resultados de nuestro proyecto anterior.
El resto de la programación, pueden consultarla aquí




sábado, 30 de septiembre de 2017

Voltaire y los vampiros

Cuando escribí hace unos años acerca de  «El duende, el vampiro y el redivivo», de Feijoo, desconocía la existencia de esta entrada sobre los «Vampiros» en el Diccionario filosófico (1764) de Voltaire, y que ahora he podido leer en la  traducción publicada por el editor valenciano F. Sempere en 1901, que ofrece el proyecto Filosofía en español. Como se recoge en esa misma web, la obra había sido ya traducida al español en 1825 por C. Lanuza y publicado en Nueva York.
Traducción al español de C[ayetano?.] Lanuza

     Lo curioso es que Voltaire, como ya había hecho Feijoo en 1753, parte para su artículo del libro del teólogo benedictino francés, Agustin Calmet, en 1746, para, en una prosa bastante más directa, llegar a la misma conclusión que el benedictino español. La creencia en los vampiros está directamente relacionada con la de los brucolacos en Grecia, pero mientras Feijoo concluye su larga disertación arremetiendo finalmente contra los griegos por la práctica cruel del empalamiento como modo de eliminar a los vampiros, Voltaire cierra su entrada con una irónica alusión a los jesuitas, a quienes atacaba sistemáticamente y de alguna manera identificaba con una especie de chupópteros, como luego se encargaría de recordar Fernando Garrido en su ¡Pobres jesuitas!.


jueves, 24 de agosto de 2017

Stockholms Kulturfestival 2017



El pasado día 15 llegamos a Estocolmo, procedentes de Copenhague, donde habíamos pasado unos días estupendos en esa luminosa capital. Así lo fue para nosotros, independiente de que el primer día nos lloviera, por lo atractiva y viva que se nos manifestó.
En Estocolmo nuestra estancia coincidió con el inicio de un festival cultural, desarrollado en varios escenarios paralelos diseminados por el casco histórico de la capital sueca: plaza de Gustav Adolfs Torg, Karl XX, Norrbro, Seppsbron...
Se trata de un festival organizado por la ciudad de Estocolmo y con entrada libre. En cada uno de los espacios se desarrollaban distintos espectáculos. Varios en torno a una línea temática: India, país al que se homenajeaba en esa ocasión. Así por ejemplo, pudimos asistir a la representación de Love Story, en versión musical estilo Bollywood, escuchar al prercusionista Zakir Hussain o ver las evoluciones de la bailarina y vocalista Geeta Chandran, destacada especialista de la danza clásica Bharathanatyam e incluso, para los más atrevidos, la artista proponía un taller para aprender esta danza.
Asimismo, Suranjana Ghosh ofrecía su innovadora música, al introducir la tabla india en su interpretación de música rock, jazz o cualquier otro género, pues también conoce el flamenco, la ópera, el blues o la música sueca.
Fuera de esta temática, el espectáculo de Bowie in Berlin, el dúo sueco femenino Icona Pop, el trío colombiano Puerto Candelaria, Ellen Andersson Qurtet y muchos otros.
Fuente de la imagen: aquí
 Y más allá de la música, el público podía disfrutar se sesiones de Yoga, visionado de películas, literatura y conversación, teatro y circo, ópera, Finsk tango, o de los sabores de la gastronomía del país oriental.
Muy interesantes, asimismo las actividades dedicadas a la familia y a los niños, desde artesanía a juegos de creatividad, ballet, ritmos de salsa para bebés, carnaval caribeño, robótica o experimentos con la ciencia.
Foto propia

Foto propia




En fin, la ciudad de Estocolmo ofrece un festival cultural para todos y con una oferta atractiva y diversa.


miércoles, 26 de julio de 2017

Sanlúcar y Doñana en la pluma de Fernán Caballero

La relación de Fernán Caballero con Sanlúcar data de los años 50. Es conocido que, al menos desde 1848, en Cecilia Böhl trataba en El Puerto de Santa María, a los duques de Montpensier, que aun residiendo en Sanlúcar, asistían con frecuencia a las célebres corridas portuenses acompañados del escritor francés Antoine de Latour, por aquel entonces instructor de los infantes. A principios de 1854 Cecilia Böhl de Faber se establece en Chiclana, pero, muy descontenta de su vida en dicha población, se muda a Sanlúcar al año siguiente, y se instala en una casa cedida por el viticultor y escritor José Pastrana Seik, con quien mantendrá una deliciosa correspondencia, en la que no faltarán las menciones a la problemática del cultivo de la vid.
Manning, Spanish Pictures, 1870.  
Posiblemente, durante esta estancia que se prolongó hasta febrero de 1857 en que fue autorizada a ocupar una vivienda en el Alcázar de Sevilla, conoció a algunos de los personajes que le inspiraron su relato Dicha y suerte, que vería la luz en el tomo I  de la edición de los Cuadros de costumbres realizada por Mellado en 1862. El primero de los seis capítulos (1) en que se distribuye la materia narrativa, está dedicado a describir el marco espacial del relato:

Biblioteca Digital Hispánica

En aquel Coto, que quizá como ningún otro paraje de Europa, nos representa la Naturaleza en su primitivo estado, bello, inculto y despoblado, pueden figurar propiamente el papel de Noé, los guardas puestos allí por los duques y cuyos cargos se suelen heredar de padres a hijos. En aquella soledad, de la que sobre todo los ancianos casi nunca salen, conservan en su carácter y costumbres mucho de patriarcal y de inocente. (...)

En estas descripciones, la autora se interesa mucho por reunir documentación exacta y, para ello, no dudaba en requerir a sus familiares y conocidos que le proporcionaran datos que pudieran considerar de interés, pues estaba especialmente interesada en retratar la diversidad de los paisajes del Bajo Guadalquivir.
Desde el mismo título, la autora proyecta la contraposición entre los modos de vida de ambos parajes, la ciudad de San Lucas —Sanlúcar— y el hábitat salvaje del coto de Doña Ana —Doñana—, que considera de forma idealizada. Efectivamente, el campo es el espacio idílico donde habitan los personajes sencillos de Fernán Caballero, el edén donde conservan su inocencia, su pureza y su fe en Dios. En Dicha y suerte encontramos las vidas paralelas, pero divergentes, de Vicente, un pobre leñador, y Don Próspero, un nuevo rico. El primero se ha criado en el idílico paraje del coto de Doñana, junto a su padre el tío José y sus dos hermanos mayores: «[...] tenía veintitrés años, a una hermosa figura, a un genio alegre y bondadoso, unía una gran cultura moral que había injerido el padre a toda su familia con solo hacerse respetar, puesto que el respeto es la base de toda verdadera cultura». Como se encarga de plasmar la narradora, ese mismo respeto había engendrado en sus hijos el más entrañable cariño hacia él, pues es muy rara la cosa que se respeta y no se ama. 
     De Rosa, la joven criada en el Coto de Doñana, el narrador nos explica que, aunque criada en la ciudad de Sanlúcar, pertenece a un mundo igualmente tradicional, por lo que cada una de sus acciones deben estar sancionadas por la autoridad paterna. Con todo, si la objeción del padre le impide casarse con Vicente, el joven leñador, ésta no puede variar sus inclinaciones amorosas:

Unía Rosa a esto una de esas índoles de mujer que no tienen más manantial de felicidad o de tormento en la vida que el del cariño, y que no conciben que otro interés ni objeto alguno pueda encerrar la existencia. La docilidad de su carácter era sólo comparable a la constancia de su sentir; su voluntad era nula, menos cuando la regía su corazón; entonces era el suave y resistente junco, siempre cediendo, mas nunca quebrado. 

Pero no solo el coto de Doñana, en que la autora se detiene con morosidad y delectación, es objeto de la mirada romántica de la autora, todo lo contrario. Los barrios Alto y Bajo, la torre moruna transformada en vigía, el Castillo de Guzmán El Bueno y el palacio de los Duques de Montpensier, forman también parte de este recorrido paisajístico y patrimonial de Sanlúcar de Barrameda, una ciudad que se convierte en símbolo de la diversidad paisajística de España (2): «En España, más que en otro país alguno, tienen las provincias diversas y marcadas fisonomías, así como las tienen distintas entre sí los pueblos de una misma provincia. Todo aquel que haya permanecido en ellos y los haya observado con cuidado y con amore podrá haber notado lo que dejamos dicho».

(1). Como explico en mi libro «Fernán Caballero» entre el folclore y la literatura de creación. De la relación al relato (Ayuntamiento de Cádiz / Ayuntamiento de El Puerto de Santa Mª, 1999), los siguientes títulos de capítulos, hasta el quinto, presentan series binarias de sintagmas nominales, unidos también por la conjunción y, pero sin matiz oposicional, sino copulativo. En el capítulo quinto los sintagmas nominales está yuxtapuestos, con matiz causal. El capítulo sexto es una muestra más del gusto de la autora por bautizar a sus personajes con nombres simbólicos.

(2) «La mirada romántica de Fernán Caballero al patrimonio andaluz», en Antonio Gómez Yebra (edit.), Patrimonio Literario Andaluz. Libro Homenaje a Cristóbal Cuevas García, V, Universidad de Málaga, 2013, pp. 91-104.